Guía completa para el diseño de Cocinas

La cocina es un lugar esencial de la casa en la que se pasa muchas horas del día trabajando, por ello debemos elegir unos muebles funcionales y un diseño adecuado.

Tipos de Muebles.

Muebles altos: son los colocados en la parte alta de la cocina, pueden llevar puerta o vitrina y la altura suele ser de 70 cm o de 90 cm, aunque también se hacen de 45 cm en modo abatible. Los muebles altos suelen colgarse a una altura del suelo que oscila entre 140 y 145 cm, dependiendo de la altura de techo de cocina que tengamos.

Muebles bajos: son los colocados en la parte baja de la cocina, pueden llevar puerta, cajones y gavetas o caceroleros, la altura oscila entre 85 y 90 cm y se regulan mediante patas regulables. Existen módulos para instalar el fregadero y los electrodomésticos.

Muebles columna: disponen de patas regulables en altura, en su interior poseen baldas, algunos se utilizan para encastrar electrodomésticos y suelen ser de altura 215 o 230 cm, aunque también los hay de 130 cm, como es el caso de las semicolumnas.

Elementos de los muebles de cocina.

Interior del Mueble: es la base del mueble, normalmente está fabricada en melanina y los colores más utilizados son el blanco, gris, cerezo, roble y haya.

Puerta del Mueble: Puede estar fabricada en diferentes materiales como laminado, polilaminado, estratificado, madera, tablero rechapado y lacados.

Bisagras: Fijan la puerta a la base del mueble, son metálicas y regulables. En algunos casos pueden abrir hasta 180º.

Colgadores: sistema mediante el cual se sujetan los muebles a la pared.

Cornisa: Es el elemento que se sitúa encima de los muebles altos de la cocina, para dotarla de un efecto decorativo. En la actualidad es usada de forma muy escasa.

Tiradores: facilitan la apertura de puertas y cajones.

Encimera: se coloca encima de los muebles bajos y se fabrica en materiales como laminados y en otros materiales más resistentes como el granito, silestone o compac.

Copete: es el remate de la encimera. Normalmente en el mismo material que la encimera, excepto en el caso de encimeras de formica que suele ir en aluminio.

Cajones: suelen estar fabricados con laterales metálicos y base de madera. Existen cajones normales y cajones de extracción total, con freno o sin freno. Se sujetan al mueble mediante guías colocadas en los laterales del cajón.

Patas regulables: Son la base de los muebles, se utilizan para regular la altura de los muebles, evitando así los desniveles del suelo.

Caceroleros o Gavetas: son cajones de mayores dimensiones que los cajones normales y se utilizan, como su nombre indica para guardar cazuelas y sartenes. El ancho normal de los caceroleros suele ser 45, 60, 90 o 120 cms.

Zócalo: Va colocado en la parte inferior de los muebles bajos, sujetos a las patas de estos mediante pinzas, es extraíble para facilitar la limpieza de debajo de los muebles y suele estar fabricado en el mismo material que las puertas de la cocina, en aluminio o en el mismo material que la encimera.

Accesorios interiores: son cualquier tipo de accesorio que podamos acoplar a los interiores de la cocina, como por ejemplo, la plancha antihumedad que se coloca en el mueble fregadero para evitar que el agua se filtre en el mueble, las cestas que se colocan en el interior de los muebles, las parrillas en acero del escurreplatos, accesorios para interior de las gavetas, etc.

Distribución de la cocina.

A la hora de diseñar una cocina para su posterior compra e instalación, debemos ver cómo podemos amueblar la cocina, dependiendo de las medidas que tengamos.

Existen varias formas de amueblar una cocina:

En línea recta: la solución para aquellas cocinas alargadas y estrechas.

En paralelo: para aquellas cocinas anchas y alargadas, también para aquellas que tengan dos puertas opuestas.

En forma de L: es la que se distribuye a lo largo de dos paredes contiguas. Es recomendable para cocinas medianas o grandes.

En forma de U: se utiliza para cocinas medianas, cuando se quiere aprovechar el máximo espacio posible y no dejar zona de comedor.

En isla: la isla se coloca en el centro de la cocina, se utiliza para cocinas de dimensiones grandes y debe guardar una distancia del resto de muebles de 90 cm para permitir la circulación.

En península: la península es como una isla, pero en lugar de estar situada en la parte central de la cocina se sitúa perpendicularmente sobre un lateral de una de las paredes, formando parte del amueblamiento

También debemos distinguir las distintas zonas de la cocina:

Zona de preparación: llamamos zona de preparación a aquella que permite la preparación de alimentos, como puede ser la encimera situada a cada lado del fregadero y la placa y éstos.

Zona de cocción: es la zona dónde están instaladas la placa, el horno, la campana extractora y el microondas.

Zona de almacenamiento: Área destinada al almacenamiento y conservación de alimentos, como el frigorífico, congelador o los muebles despenseros.

Zona de lavado: la integrada por la lavadora, el lavavajillas, el fregadero y el escurridor. Hay que tener en cuenta dónde nos han dejado colocadas las tomas de agua y los enchufes.

Recomendaciones:

  • La altura máxima de las baldas debe estar entre 180 y 200 cm, para facilitar el acceso. Las baldas situadas por debajo de los 45 cm dificultan el acceso, por lo que es recomendable cajones o gaveteros.
  • La altura máxima recomendada de un cajón en 125 cm.
  • La altura recomendada de los muebles bajos es 85 cm pero siempre dependiendo de la altura de las personas.
  • Los Hornos y Microondas es recomendables instalarlos en muebles de columna y deben estar colocados para que nos sea más fácil utilizarlos, el horno a unos 75 cm del suelo y encima el microondas, es decir, tienen que estar colocados entre la altura de la cintura y los ojos.

La iluminación.

La iluminación es fundamental en una cocina, dependiendo de si nuestra cocina tiene buena iluminación natural o no, deberemos dotarla de materiales diferentes. Tener en cuenta que los colores claros dan claridad.

También existen accesorios de iluminación que podemos colocar debajo de los muebles altos para dar más luminosidad a nuestra zona de trabajo.

Estilos y Tendencias.

Estilo moderno: las cocinas modernas normalmente están fabricadas en líneas rectas, es decir, se suprimen las puertas con formas para dar paso a la puerta totalmente lisa en colores de moda y sin cornisa y portaluz. Las partes altas del amueblamiento suelen estar ligeras de muebles. Muy común el uso del acero y el zócalo de aluminio, así como las encimeras en materiales de colores como el compac y el silestone. Los tiradores son rectilíneos en acero. Vitrinas con cristales al ácido.

Estilo clásico: Con carácter práctico y funcional, destacan sus líneas y acabados sencillos y depurados. La parte alta suele estar amueblada. Los colores suelen ser cálidos. Los tirados suelen ser de cromo. Las encimeras de granito, madera o tonos claros de compac o silestone.

Estilo rústico: Las cocinas rústicas suelen estar fabricadas con materiales naturales como la madera, siempre son muchas formas, celosías, plateros, etc.  En las cocinas rústicas las formas suelen ser muy marcadas y definidas.

La grifería y los accesorios suelen ser de latón. Tiradores en cerámica. La campana y otros electrodomésticos se pueden acabar con los mismos materiales. Los electrodomésticos panelados o en terminaciones dorado, negro o bronce.

Las encimeras suelen ser de granito o madera.

Consejos Útiles.

Para empezar a diseñar tu cocina empieza por la parte baja, teniendo en cuenta dónde están situados enchufes y tomas de agua, el lavavajillas debe ir colocado al lado del fregadero, preferiblemente al lado derecho. En la parte alta debemos saber que la campana debe ir colocada encima de la placa y el cuello de ésta debe entrar en la salida de gases, aunque existe la posibilidad de que la salida de gases se pueda desplazar.

Decide si quieres en horno debajo de la placa o en columna, en las partes bajas pon caceroleros, algún cajón para cubiertos, que suele ser muy práctico debajo de la placa.

La distancia entre la zona de cocción y el fregadero debe ser al menos de 60 cm.

En una cocina paralela la distancia entre los muebles debe ser al menos de 120 cm.

En los muebles situados contra la pared, no olvidar poner una regleta, para poder abrir la puerta de éstos.